Principales problemas de las fachadas.

Las fachadas de las grandes ciudades son las grandes perjudicadas sobre todo por la polución y contaminación atmosférica. Por orden de gravedad los problemas más comunes en las fachadas son los siguientes.

Suciedad y ennegrecimiento
En las grandes ciudades es muy común que el aire esté cargado con partículas contaminantes que se encuentran en suspensión, producidas principalmente por los humos del tráfico y por la combustión de calderas y motores diésel.
La exposición a estos compuestos (que tienen un pH muy bajo) a largo plazo causa manchas y ennegrecimiento. En el caso de que no se trate esta suciedad esta acabará penetrando la pintura y las capas más internas de la fachada, acelerando su deterioro.

Humedad y agua
La humedad es muy presente en ciudades que se encuentran cerca del mar, humedad que al infiltrarse dentro de las pequeñas grietas y oquedades de la fachada la deteriorará poco a poco a causa de la dilatación y contracción de las moléculas de agua. El agua líquida actúa de igual modo que la humedad solo que de forma mucho más rápida. Por eso es necesario tratar aquellas fachadas de edificios que tengan grietas para que la humedad y el agua no penetren en ellas.

Fisuras y grietas
Las fisuras son comunes en todo tipo de fachadas, causadas por los propios micromovimientos por los cambios de temperatura, envejecimiento de materiales o pequeños movimientos sísmicos provocados por trenes o el paso de vehículos. Las fisuras normalmente son fácilmente reparables.
Por el contrario, en el caso de que una fachada presente grietas éstas pueden afectar a la estructura interna del edificio, y en este caso sería necesaria una evaluación más profunda por parte de un experto y quizás realizar trabajos de rehabilitación algo más complejos.

Presencia de microorganismos o plantas
La aparición de fisuras y grietas permite que se acumule materia orgánica en ellas, siendo el desencadenante perfecto para que crezcan en la fachada pequeños microorganismos como moho, hongos, líquenes y plantas. Las raíces y estructuras de soporte de estos organismos pueden acelerar el proceso de degradación de la fachada.

Desprendimientos y desconchones
La caída de pequeños desconchones que se desprenden de la superficie de la fachada es común en el caso de que la pintura se encuentre en mal estado de conservación. En el caso de que en la fachada haya pequeñas grietas por donde se pueda colar la humedad o el agua este proceso se acelerará. Si la afectación es algo más profunda se pueden producir desprendimientos no solo de la pintura sino del revestimiento de la fachada. En este caso será necesaria la evaluación por parte de un profesional.


#fachadas #mcmr #Noticias #montajes #construcción